La Pubilla

1151022_501383606617050_81677218_nHi havia una vegada, fa molt de temps una noia que duia el destí marcat en els seus ulls blaus com el cel en un dia solejat, la pubilla, l’hereva d’una família de cuiners en el que la passió per la cuina tradicional catalana era malaltissa, una religió, amb una finalitat, aconseguir que la noia en un futur no gaire llunya fos admirada per tothom pels seus valors i per sobre de tot per les seves creacions entre els estris per elaborar secrets en forma de plats, secrets inconfessables per qui no formes part de la nissaga.

Sabeu que el meu pare a meitat de segle els dies especials sempre recitava un poema? Es deia la Pubilleta i era de Domingo Mulà. – Digué ell.

M’encanta la poesia i trobo fascinant recitar poemes en els dies que es reuneix tota la família al voltant de la taula desprès de gaudir d’un dinar tradicional, com ara mateix hem fet aquí a la Pubilla – contesta ella.

El dinar que havien gaudit aquell dia de setembre quan l’estiu es difumina i has de trobar petits plaers per il·lusionarte, va ser digne d’una poesia que t’explica algu en secret. Un dilluns qualsevol reinventat en festiu en anar provant plat rere plat en format menú (12 €) amb intenció casolana però amb matissos sofisticats.

La sensació en deixar enrere el restaurant i topar se amb la plaça de la llibertat és la de què els petits plaers de cada dia ens han de fer lliures.

La Pubilla · Plaça de la Llibertat 23 · BCN · 932182994

https://www.facebook.com/lapubilla.gracia

_   _    _    _    _     _     _    _    _    _¨  _    _     _     _     _     _    _    _    _   _    _     _    _     _     _    _     _    _    _     _    _    _    _    _    _    _    _    _

Erase una vez hace muchos años una chica que tenía el destino marcado en sus ojos azules como el cielo en un día soleado, la pubilla, la heredera de una familia de cocineros en el que la pasión por la cocina tradicional catalana era enfermiza, una religión, con una finalidad, conseguir que la chica en un futuro no muy lejano sea admirada por sus valores y por encima de todo por sus creaciones entre utensilios para llevar a cabo sus secretos en forma de platos, secretos inconfesables para quien no forme parte de su alcurnia.

¿Sabíais que mi padre a mitad de siglo en los días especiales siempre recitaba una poesía? Se llamaba La Pubilleta y era de Domingo Mulà. -dijo él .

Me encanta la poesía y encuentro fascinante recitar poemas en los días en que se reúne la familia en torno a una mesa después de disfrutar de la comida tradicional, como ahora mismo hemos hecho aquí, en La Pubilla – contestó ella.

La comida que habían disfrutado aquel día de septiembre cuando el verano se difumina y tienes que encontrar pequeños placeres para ilusionarte, fue digna de una poesía que te explica alguien en secreto. Un lunes cualquiera reinventado en festivo al ir probando plato tras plato en forma de menú (12€)  con intención tradicional pero con matices sofisticados.

La sensación al dejar atrás el restaurante y toparse con el mercado de la libertad es la de que los pequeños placeres nos harán libres.

Anuncios

2 pensamientos en “La Pubilla

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s